El 2021 parece ser, por ahora, un año económicamente más activo que el 2020. Pero, sabiendo que esto puede durar poco, los escenarios para invertir en inmuebles son confusos.

Los economistas pronostican una recuperación lenta, rápida, etc. Pero la realidad es que no proyectan para nosotros, los individuos quienes tenemos un capital y buscamos hacer negocios. Entonces, lo más inteligente es que nosotros mismos podamos hacer una lectura del mercado y del contexto. 

Por lo tanto en este artículo pretendo compartir mi opinión de lo que yo haría como inversor.

La coyuntura es mala, realmente mala, tengo que empezar así y no me gusta. Pero también es cierto que a muchas personas les fue, les va y les va a ir bien. 

Sabiendo esto, la primera pregunta de tenemos para hacernos es: ¿Qué voy a comprar?¿Por qué quiero comprar esa propiedad? ¿para quién? y por último pero no menos importante: ¿Cuál es mi circunstancia?  Voy a profundizar con esto en un ejemplo:

 

¿Qué voy a comprar? Un terreno.

¿Por qué quiero comprar un terreno? Para hacer un negocio.

¿Para quién? Para inversores, y para el consumidor final. 

¿Cuál es mi circunstancia? Soy un desarrollador inmobiliario con excedente de capital.

La última pregunta suena un poco rara, pero es la que nos pone los pies en la tierra y la que termina de formular las preguntas anteriores.

Dicho esto, nosotros como inversores o como buscadores de oportunidades tendríamos que responder a estas preguntas que, como ya se habrán dado cuenta, no tiene respuestas correctas o incorrectas. Van a depender exclusivamente de nuestra circunstancia y de la lectura e interpretación que hayamos hecho del mercado.

Entonces, aquí va mi interpretación y opinión de la situación actual y cómo frente a circunstancias personales diversas podemos hacerle frente.

Independientemente del tipo de propiedad que quieras comprar, el factor riesgo es grande, por eso el primer consejo para invertir en propiedades hoy es: comprar barato. Y no me refiero a ofertar el típico descuento del 10 o 15% del valor de publicación. No. Las ofertas tienen que ser agresivas, MUY agresivas. Es cierto, el mercado ajustó los valores, pero en muchos casos, no y hoy la frase “cash is king” es más cierta que nunca. Sin apuro, las oportunidades aparecen. 

Segundo consejo: el mercado inmobiliario no es homogéneo, las opciones de inversión son varias: departamentos, terrenos, casas, PH, cocheras, oficinas, son algunas de las más conocidas. Algunas, han sido arrasadas con la pandemia, como las oficinas, pero otras como las casas en country han despertado aumentando increíblemente sus precios.

Por lo que, el segundo consejo es: tomar una decisión de inversión según mis circunstancias y según la lectura que hago del mercado. Voy con un ejemplo:

“El contexto que veo es muy negativo, cuento con poco capital y quiero invertirlo en una propiedad resiliente a las crisis que no me genere gastos mensuales y que cuando el mercado se reactive pueda recuperar mi dinero más un excedente.” 

Opciones de inversión para este perfil: PH, Departamentos con baja expensa, casa a refaccionar o terreno alejado de la ciudad.

Tercer consejo: Una vez que hayamos encontrado la propiedad que se ajusta a nuestras respuestas. Actuar rápido, y preservar nuestro capital hasta la última etapa. Con esto quiero decir que frente a nuevas cuarentenas y cierres que se avecinan tenemos que pedir resultados a quienes participarán del negocio: inmobiliarias, gestores, etc. Haciendo un uso mínimo del capital. Una vez que tengamos datos concretos, visados, reservas confirmadas, etc. Avanzar con cautela sin que nadie nos apure. 

Hoy el costo de oportunidad está en el capital. Nuestra mayor influencia y capacidad de negociación está en el capital de inversión que tenemos. Resguardarlo y respetarlo hasta las últimas consecuencias. Apurarse o hacer mal uso de este hará que perdamos otras oportunidades del mercado.

Resumiendo: Comprar barato, es seguro, la llave de lo que será en un futuro, un buen negocio. 

Por otro lado hacer una buena lectura del mercado y consultar, no sólo con lo que dice el diario, sino que hablemos con gente con distintos perfiles, distintas culturas y escuchemos la interpretación de éstos, no tomemos decisiones sólo por lo que nosotros pensamos ya que es probable que perdamos de vista u omitimos cosas importantes que otros sí ven y que pueden ayudarnos. 

Por último, actuar rápido y respetar el capital que nos costó reunir para  sacarle el máximo provecho. 

Oportunidades hay de sobra, lo que hoy manda es el dinero.

Para mayor información seguinos en nuestras redes sociales!